Este es un simple agradecimiento a todas aquellas personas y organizaciones que me han ayudado y acompañado en todos mis reportajes y sobre todo, a todas aquellas que visitan este sitio, personas interesadas en salirse del molde y descubrir la realidad “oculta” de nuestro planeta de una manera artística. Mil gracias por aportar su granito de arena y por ser parte de este proyecto, abierto al mundo entero y que cada día crece más y más.

 

Gracias a mis padres, Jesús y Carmen, por haberme transmitido la pasión por viajar y conocer a las gentes y costumbres de los lugares que visitamos con ellos, cuando éramos pequeños mi hermana Silvia y yo.

Gracias a mi madre, por dejarme hacer fotos con su cámara analógica y a descubrir este arte.

Gracias a todos mis amigos, por regalarme mi primera réflex digital, en el momento más difícil de mi vida.

Gracias a mi mujer Nancy, por aguantar incontables horas de “soledad” mientras estoy delante de la pantalla del ordenador, pensando y organizando cómo mejorar este sitio y por las largas ausencias de espera durante mis jornadas fotográficas.

Gracias a Sandra, de Zafiro Tours, que me preparó los viajes a Turquía, Jordania y Sri Lanka.

Gracias al piloto del globo que alquilé junto con mi familia, por acercarnos tanto a las “Chimeneas de las Hadas” en la Kapadokya.

Gracias a Fernando, un turista mejicano que conocí en Jordania y que me acompañó en mi temerario ascenso en burro al monasterio Deir, en Petra.

Gracias a la pareja de madrileños que estuvieron a mi lado en diferentes lugares de Sri Lanka.

Gracias a mis amigos, Marc, Jordi y Abraham, que organizaron el viaje al Triángulo Dorado de Estados Unidos y que condujeron, durante los casi 6000 km de ruta, ellos solos.

Gracias al dueño de una bodega en La Rioja, por esas catas de vino tan buenas y sobre todo, por dejar que le fotografiara a él y a sus tierras.

Gracias a Aarón, el agricultor que me invitó a subir en la cabina de su tractor, en el Delta del Ebro, mientras araba la tierra de los campos de arroz.

Gracias a Samuel Gimeno, por el desarrollo de este sitio.

Gracias a todos mis seguidores en las Redes Sociales por difundir mi trabajo.

Gracias a Angela Di Bello, por confiar en mi y dejarme exponer en su Galería de New York.

Gracias a María Fabre, por gustarle mi trabajo y permitirme realizar la exposición Grandes Ventanas.

Gracias al ayuntamiento de Horta de Sant Joan por aceptar mi propuesta de exposición, pero que al final, por motivos de fuerza mayor, no pudo hacerse realidad.

Gracias a Joan, el “Boletaire” por mantener conversación conmigo durante las dos horas que estuve esperando la puesta de sol en Begues y contarme la historia del árbol monumental Pi Gros.

GRACIAS A TODOS.

 Marc Cirujeda