Las cascadas siempre me han atraído. Caminando por los senderos del bosque, totalmente empinados y muy escarpados fue una experiencia totalmente agotadora, pero yo quería capturar este lugar que ya hacía tiempo conocía. Tenía miedo de encontrarme la cascada seca, ya que me había enterado por los lugareños que la época ideal para la visita es en primavera, pero decidí arriesgarme. Era el momento perfecto, acababa de llover y el cielo estaba tapado, así no encontraría grandes contrastes de iluminación.
Mis peores temores se esfumaron, me acercaba al lugar cada vez más, lo sabía por el sonido del agua cayendo desde la cima del salto. Aquel sonido era para mí una inspiración, desde que lo percibí se me ocurrían múltiples ideas para conseguir mi misión.

Cuando llegué al lugar, me sentí atrapado en otro mundo, era una escena totalmente jurásica. La manera obia de atacarle a esta magnífica catarata fue horizontalmente para incluir la imponente caída, de manera que pareciera “atravesar” la imagen y poder incluir el arco de piedra en la misma toma. El uso de una larga exposición para crear un inusual efecto seda con el agua ya luz nublada filtrándose a través del dosel del bosque dotó a la imagen de una hermosa saturación.

 

Detalles de la foto: Canon EOS 450D con lente EF 24-105 mm f4 L IS USM a 70mm y f22, 8 s, ISO 100.

Título: Cascada Jurásica.

Lugar: cerca de Tavertet en Catalunya, España.