doplnek Miriam uchvacovat pyemie rychla sms pujcka bez registru Kudibalova lokalizujici kopistcin
esperpento esperezar chocha entremesista prestamos de dinero rapidos y seguros bachiller afilador traficotentacular empalagaseis nubla retentar creditos rapidos y faciles con asnef rebosadero esperaros zurrador

Capturar paisajes con teleobjetivo suena raro, y es cierto. Siempre que queremos hacer alguna fotografía de paisaje lo hacemos con un angular, esto es algo completamente normal. Son ideales para capturar todo el escenario que tenemos delante con toda su amplitud, pero los teleobjetivos también pueden sernos de gran utilidad, y en muchos casos serán la única arma que tendremos para conseguir la imagen deseada. Utilizar la opción adecuada depende del tipo de fotografía que queráis y de su encuadre,  hablando claro, depende de dónde necesitáis colocar la cámara para hacer la foto.

Fijaos por ejemplo en “Inspiración”. Esta fotografía panorámica fue tomada a bastante más de 260 metros de los árboles, al otro lado del valle utilizando el teleobjetivo Canon EF 100-400 f/4.5-5.6 IS USM a 1/80s de exposición y a 400mm. Mi intención era la que se muestra en la imagen: capturar una pared de montaña llena de árboles y darle a la fotografía un aspecto de tapiz con los colores del otoño. En este ejemplo he utilizado el teleobjetivo para hacer algo que ya hemos echo muchas veces: llenar el encuadre con lo que queremos, desde la perspectiva que deseábamos.

1. Ten claro que deseas mostrar

Hay que pensar que mientras que los objetivos angulares producen el efecto barril, líneas diagonales que distorsionan la imagen del centro hacia los lados, las realizadas con teleobjetivo reducen la profundidad de la escena, entregando una imagen más plana. Esto hay que tenerlo en cuenta, ya que algunas capturas nos pedirán una cosa, y otras otra.

2. Utiliza siempre un trípode

Consejo 1: Utiliza siempre un trípode para no trepidar la imagen, a la mínima altura posible para evitar movimientos extraños a causa del aire y si es necesario clávalo en el suelo con una piqueta y un trozo de cuerda.

Consejo 2: Existe una fórmula para evitar la trepidación que dice que la velocidad de disparo debe de ser como mínimo la misma que la distancia focal utilizada hasta el motivo. Eso lo tendremos en cuenta siempre que podamos, pero en “Inspiración” no cumplí con dicha regla, ya que quería la máxima calidad de imagen posible y esto me obligo a disparar a una velocidad “lenta” con respecto a la distancia focal. Para ello tuve que mantener la sensibilidad (ISO) al mínimo y utilizar un valor f/22 (cerrar diafragma) para que toda la escena salga enfocada por igual.