Acababa de cenar en un bonito restaurante cerca de la catedral de Logroño y me fui a caminar por los alrededores de ésta. Tenía la cámara colgada en el arnés y quería realizar una toma arquitectónica de la catedral algo diferente. Pero tenía un problema, era de noche y no llevaba el trípode conmigo, así que recurrí a una vieja técnica para realizar “largas exposiciones” sin que la fotografía saliese trepidada, y al mismo tiempo, crear un efecto de movimiento para todas las personas que se encontraban paseando dentro de mí encuadre. Esperé el momento adecuado para incluir y aislar ése efecto en primer plano y, aprovechando una espectacular luna llena tímidamente asomando detrás de las nubes, contuve la respiración y apreté el “gatillo”.

 

Detalles de la foto: Canon EOS 450D con lente EF-S 10-22mm f/3.5-4.5 USM a 13mm y f5.6, 1/6 s, ISO 400, sin trípode y flash.

Título: Bajo la Luna.

Lugar: Logroño, España.